Luis Auserón ¿De quién es la ciudad?

Luis Auserón (Zaragoza, 1955) es uno de esos artistas que se renueva y te sorprende. Todos lo conocemos como el ex componente de Radio Futura, pero antes de su carrera como músico siempre tuvo un sueño oculto: pintar. El arte fue su elemento de recreo, su refugio y su pasión desde muy niño. “Desde pequeño, dibujar ha sido para mí una vía de escape”. Cualquier soporte era válido, desde los cuadernos de matemáticas hasta los pupitres o la arena en el patio del recreo.

Cuando en los 80 la movida impregnaba de música las calles de Madrid, Luis se aventuraba con la pintura llegando incluso a exponer en pequeñas galerías. Este espíritu se vio truncado cuando por el éxito de Radio Futura empezó a ocupar todo su tiempo. Cambió entonces los pinceles por las cuerdas de su bajo y se adentró con su hermano Santiago en el mundo de la música, en el que continúa inmerso desde entonces.

Tras la disolución del grupo en 1992, Auserón grabó dos discos en solitario y creó con Enrique Sierra y Pilar Román la hoy considerada banda de culto Klub.

En los últimos años se ha involucrado en diferentes proyectos. Con su banda Amantes del Eco grabó un disco y realizó una gira por España. En 2009 despuntó con Rubís Garbage Junk Punk, disco en el que pudimos comprobar la madurez de un músico que se permite versionar aquellas canciones que tanto le han marcado a lo largo de su carrera, homenajeando a personajes como Joy Division, Nine Inch Nails, Jeff Buckley o Johnny Cash.

Este año lanzará su nuevo  disco I´ve Lost Control Again. Sus letras en castellano, crudas y directas, demuestran su gran sensibilidad artística y poética.

La cima del éxito personal le llega a cada uno cuando menos se lo espera. A Luis Auserón se le aplaudió mucho en los 80 pero es en estos momentos cuando puede aplaudirse así mismo. Ahora, siendo un músico respetado en nuestro país se permite cumplir un antiguo sueño y compartir con el público su faceta de artista plástico.

En 2008 su ciudad natal acogió la exposición ¿De quién es la ciudad?, ocupando por completo el Centro de Historia de Zaragoza y llenándolo no sólo con sus pinturas, sino también con graffiteros que acudían con sus botes dispuestos a dejar su impronta en una de las salas. La propuesta convirtió la exposición en auténtico evento de carácter performativo, en el que literalmente el arte de la calle entraba en la institución, convirtiendo el cubo blanco en el lugar de la libertad creativa.

Un año después, el III Festival de Cultura y Vanguardia de Santander escogía a Auserón para la que sería su segunda muestra en solitario. Pigs, tuvo lugar en el Palacio de Festivales donde quedó patente el espíritu macarra y urbanita del artista, cercano al street art, que convierte sus lienzos en trocitos de arte callejero.

Si bien su vuelva a la pintura empezó como un camino por el que transitar tímidamente y con cautela, la exposición que se inaugura el 28 de abril en el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada (CEART) supone la consolidación de esa senda emprendida.

Cuando empecé a pintar me di cuenta de que faltaba algo… Me faltaba ese impulso que tenía cundo empecé a tocar. Ahora con el paso del tiempo creo en el trabajo firmemente. Me parece la base de la obra en cualquier disciplina artística.

 

Esta autoafirmación como artista implica la consciencia de quien conoce los costes y esfuerzos de la creación artística. Tras dedicar media vida a la música, hoy no le faltan ganas para continuar explorando otras facetas como la plástica o la poesía.

Sin embargo no pretende hacer de estas pasiones una forma de ganarse la vida. No le interesa entrar el mercado del arte y las galerías no son los espacios en los que encontraremos su obra. Ésta aparece siempre inserta en centros en los que la cultura se hace popular, como lo son sus temáticas y las técnicas que escoge.

Desde siempre sintió predilección por artistas cuyo mensaje estaba mucho más dirigido al conjunto social que a la élite cultural. Lichtenstein o Warhol fueron decisivos en su concepción del arte. La influencia de ambos, tanto formal como estética, es identificable en muchas de sus obras. Pero fue el descubrimiento de creadores actuales como Shepard Fairey, Banksy o Space Invaders, lo que hizo que volviera a ilusionarse por la creación de imágenes. Estos artistas intervienen en el espacio urbano de forma ilegal e invaden nuestra mirada en cualquier escenario, sin que podamos evitarlo. Su influencia llevó a Auserón a interesarse por técnicas procedentes del street art como el stencil, graffitti que se realiza utilizando plantillas confeccionadas en el estudio, o el sticker (pegatina), que surgió como forma artística en países como Japón, donde realizar un graffitti real conlleva penas legales mucho más duras.

Los pinceles de Auserón, que son sus esprays y pegatinas, sus fotografías y su ordenador, nos muestran un estilo de notable sensibilidad pop, que se nutre de iconos de la cultura de masas como Buster Keaton, Dalí o los coches deportivos, y eleva los objetos banales, lápices, botes o muñecos de plástico, a la categoría de obras de arte.

La muestra incluye también un vídeo, El enemigo urbano (2008), que reflexiona sobre este tipo de creación en una suerte de collage audiovisual que mezcla imágenes de Banksy o Haring con escenas de películas o iniciativas como la del colectivo Red Retro, que intervienen en el metro madrileño transformando con ironía y humor los nombres de las paradas.

¿De quién es la ciudad? propone la entrada en el espacio expositivo de uno de estos artistas urbanos, una colaboración entre Auserón y Carlos Losa Gómez, conocido como Skun, que ha diseñado una intervención para la muestra. Se establece así un diálogo entre la calle y el museo, en el que lo ilegal es aquí legitimado por la solemnidad de la institución museística, en un intento por visibilizar lo frágiles y contradictorias que son las convenciones del mundo de la cultura.

En esta muestra Luis Auserón ha contado con el apoyo de Jana Álvarez Pacheco, encargada del comisariado e Isidoro Blanco, coordinador y siempre mano derecha del artista. Todo ha sido posible también gracias al recién creado colectivo Calipsofacto Projects, plataforma de comisarios y artistas que pretende dar a conocer a nuevos talentos.

Luis Auserón siempre está orgulloso de su compañía. En estos momentos su agitada actividad creativa hace que en su estudio suenen toda clase de instrumentos, pero por las noches y en silencio vemos a un artista disfrutando con sus lienzos, sus esprays y sus pinturas haciendo lo que siempre quiso: Pintar.

Anuncios

Un pensamiento en “Luis Auserón ¿De quién es la ciudad?

  1. Pingback: Ciudades libres del enemigo urbano | Eerie Cris Jukebox

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: